CONTENIDO ULTRAS:

  • Ultras

El Mecánico

Actualizado: 23 abr


“He fallado una y otra vez en mi vida. Esa es la razón principal de mi éxito.” - Michael Jordan

 

Cada futbolista profesional está seguramente viviendo un sueño de infancia, pero la carrera de Dado Pršo es más de cuento de hadas que cualquier otra. Incluso antes de que su carrera en Ibrox despegara, los guionistas de Hollywood tendrían que recorrer un largo camino para recrear el cuento de la vida de este extraordinario jugador.


Dado prometía ser una estrella. Era un jugador talentoso de apenas diecinueve años, y tenía todo por delante. Había llegado desde su natal Croacia con la esperanza de triunfar en el fútbol francés. Pero lo cierto es que nadie lo quería en su equipo. Dado empezó a culpar a su talento por estas circunstancias, aunque lo cierto es que tenía más que ver con la suerte, más específicamente con la mala suerte.


Fue entonces que el prometedor croata empezó a ahogar su depresión en fiestas y bebidas alcohólicas. Para pagar estos gastos se integró al Rouen, un club pobre de la tercera división de Francia. Por supuesto que, por su estado lamentable, apenas jugó unos diez partidos.


A Dado el fútbol, poco a poco, dejó de interesarle. Le gustaban las salidas nocturnas, el descontrol de las discotecas, las fiestas a altas horas de la noche. Pero luego, cuando el sol salía y Dado se despertaba, la depresión lo dejaba acorralado. En cierta ocasión le dijo a un amigo croata que se había convertido en un holgazán, una persona que gastaba los pocos pesos que tenía en discotecas caras de la costa de Normandía.


A los pocos días de su fichaje en el Rouen, Dado superó los cien kilos de peso. Era sin dudas el fin de su carrera, incluso antes de que empezara a despegar.


Sin embargo, lo que él consideraba el final fue en realidad el comienzo. Dado no sabía lo que le esperaba cuando, casi sin ánimos, llegó a la discoteca que solía frecuentar. Allí, una hermosa mujer de nombre Carole estaba acodada en la barra y de inmediato llamó la atención del croata. Era una llamada del destino, un canto de sirenas provocado por la belleza de Carole.


Dado tampoco podía saber que Carole sería su futura esposa, y la principal responsable de cambiar su carrera. Luego de esa noche mágica, los dos jamás se separaron. Fue amor a primera vista, un amor que revolucionó la vida de ambos. Al poco tiempo se mudaron a Saint Raphael, al sur de Francia, donde él empezó de nuevo su carrera deportiva jugando para el equipo local. En sólo veinte encuentros, hizo siete goles.


A partir de entonces, la historia de Dado y Carole no sólo los hizo felices a ellos, sino que trajo felicidad a muchísimos, incontables hinchas alrededor del mundo.


En Croacia, Pršo es ahora un ídolo futbolístico, asumiendo el papel de grandes como Suker, Boban y Boksic. Todos los anuncios de televisión del país parecen tenerlo como protagonista y su imagen se irradia desde las vallas publicitarias de todas partes.


Pero no hace mucho tiempo, Dado era un semi profesional que ganaba un modesto dólar al día en la zona más baja del fútbol francés.


Un hombre más


Nacido en 1974, Dado jugó al fútbol de niño en el puerto de Zadar. Al poco tiempo, Hajduk Split lo descubrió. Pero sin ningún tipo de patrocinio poderoso, tuvo que luchar duro por conseguir un puesto.


Para peor, los médicos de Split le diagnosticaron un latido irregular. Algo realmente muy raro, ya que desde que dejó Split no ha mostrado ningún síntoma de problemas cardíacos, médicos o de ningún tipo. A pesar de la guerra que se libró en su país, Dado se había formado una liga nacional de fútbol y abandonó el Hajduk para fichar por el entonces equipo de la Premier, el Pazinka 1992.


Jugó para ellos por 50 libras el mes antes de que la Tercera División de Rouen, en Francia, lo llamara después de una breve negociación. Después de conocer y casarse con una chica del lugar, Carole, y mudarse a la Costa Azul, Dado se unió a su ciudad natal y al club de la Cuarta División, San Rafael.


Allí fue donde trabajó como mecánico de autos. En 1996, mientras Suker, Boban, Asanovic y sus amigos estaban en Euro'96, nuestro amigo Dado estaba arreglando motores.


Nadie podía adivinar que ese jugador de, en ese entonces 21 años, podía esperar ser la estrella de Croacia ocho años más tarde, pero la suerte de Dado cambió cuando los entrenadores de Mónaco vieron algo en él.

Miladin en el AS Monaco

Un futbolista extraordinario


El delantero firmó un contrato con el Mónaco, pero al ver las pocas posibilidades de estar en el primer equipo aceptó irse a préstamo al Ajaccio de Segunda División. En dos años y 54 partidos, marcó 21 goles, y tras esa pequeña aventura regresó al Mónaco más maduro y listo para convertirse en ídolo . Pero aún así, había pocas señales de la super estrella que estaba por llegar, a lo cual se sumó una grave lesión de rodilla. Dado bromeó después con que, tras su operación, había más hierro en su rodilla que en la Torre Eiffel. En su momento dijo:

“Lo más importante era caminar sin muletas. Nunca pensé en el fútbol".

Sin embargo, el nuevo jefe del Mónaco, Didier Deschamps, decidió que Dado era un jugador con talento para dar la vuelta los partidos. Poco le importó la lesión. Y lo bien que hizo. El gerente incluso otorgó concesiones por la rodilla dañada, con Dado evitando el entrenamiento para mantenerse fresco. El jugador devolvió el favor marcando muchos, pero muchos goles.


En Croacia, los medios de comunicación finalmente comenzaron a interesarse, clamando por la convocatoria internacional de Dado. Llegó justo para un partido crucial contra Bélgica y marcó en una victoria por 4-0. Ese otoño, en el partido de vuelta de la eliminatoria de la Eurocopa 2004, contra Eslovenia, Croacia sólo contaba con 10 hombres, pero Dado marcaría su gol favorito y clasificaría a su país para la fase final.


Pocos días antes, cuando cumplió 29 años, había destruido al Deportivo en la Liga de Campeones al marcar cuatro goles en sólo 24 minutos. A pesar del interés del AC Milan, optó por el Rangers escocés, donde ha estado desde entonces, deleitando a los fieles del Ibrox y ayudándoles a conquistar el título de liga en 2005.


Rangers y retiro del fútbol

Dado celebrando 1 de sus 34 goles para el Glasgow Rangers

En su primera temporada en el Rangers jugó 34 partidos de liga, marcando 18 goles. En el proceso ayudó al club a ganar la Liga y la Copa de la Liga. El entrenador del Rangers saliente, Alex McLeish, elogió a Pršo como su "mejor fichaje del Rangers" al final de la temporada 2005-06.


Pršo siguió siendo miembro del equipo Rangers 2006-07, a pesar de haber anunciado su retirada del fútbol internacional. El agente de Pršo declaró a principios de 2007 que le gustaría seguir jugando en el Rangers si su estado físico lo permitía, para anunciar en febrero de 2007 que su retirada era potencialmente inminente.


Poco después, se confirmó que Pršo podía seguir jugando durante una temporada como mínimo, pero este comentario resultó prematuro, ya que Pršo anunció que se separaría del Rangers a finales de la temporada 2007 debido a sus recurrentes problemas en las rodillas. El agente de Pršo también declaró que buscaría un traspaso a una liga en la que la buena forma física no fuera un requisito, en lugar de terminar su carrera futbolística por completo, y sugirió América del Norte y Asia como posibles destinos.


En el último partido de Pršo en el Estadio Ibrox, se marchó después del pitido final con una ortesis en la pierna debido a una lesión en el tobillo. Saludó a los 50.000 aficionados que esperaban, y sus compañeros de equipo, liderados por Barry Ferguson, le dieron la "Guardia de Honor" antes de volver al túnel con lágrimas en los ojos.


El 8 de junio de 2007 se anunció que el Rangers publicaría un DVD con los momentos más destacados de las tres temporadas de Pršo en Ibrox, con una gran cantidad de fondos donados a la Rangers Charity Foundation.


Existen personas que se rinden al primer intento, luego están aquellos que ni siquiera lo intentan, pero también están los tercos, esos que no aceptan un “no” como respuesta, y Dado es una de esas personas, que a pesar de un pasado violento, no se rindió y la vida lo premió dándole otra oportunidad.


Un día estas arreglando el motor de un auto, y al día siguiente te tratan como Dios.

#futbol #croacia #ultras #miladin #dado #Pršo #monaco

105 visualizaciones0 comentarios